La percepción desde el síndrome de Tourette


La percepción desde el síndrome de Tourette

En 1885, Gilles de la Tourette describió al síndrome que hoy lleva su nombre. El síndrome de Tourette se define como un trastorno crónico del sistema nervioso que se caracteriza por sus signos físicos como tics, espasmos, poses, muecas y ruidos repetitivos inconscientes, con un origen neurológico de hiperactividad nerviosa y un exceso de dopamina en los determinantes básicos, afectivos e instintivos de la personalidad. Puede ser controlado por antipsicóticos y neurolépticos.



Desde su descubrimiento hasta hoy en día, se ha hablado poco de este padecimiento a pesar de ser más común de lo que se cree. Sin cura, pero con posible tratamiento, tomó lugar en uno de los diagnósticos neuropsicológicos más conocidos por la comunidad, el caso de Ray, o como él mismo se hacía llamar, “Ticqueur (El tics), el ingenioso”.
Tras haber sufrido de este mal desde los 4 años, Ray luchó, dentro de su percepción, con lo que Freud denominaba una pelea constante entre el “ello” y el “yo”, perdiendo en el intento su sentido de identidad y desarrollando conformidad y resignación, sucumbiendo ante el síndrome y apropiándolo como una parte dominante de su vida, llegando al punto  de clavar su mente en un nuevo sentido de pertenencia, haciéndolo creer que él era la enfermedad y la enfermedad era él. Ray se convirtió en una marioneta subordinada al cúmulo de impulsos que segregaba su cerebro.

Dictaba Ray ya cansado de su malestar, que tras tiempo de investigación y meditación acerca de su síndrome, su predisposición e imaginar su nueva vida le daba más estabilidad y entrada a su cerebro para aceptar el tratamiento, la clara esencia de una respuesta psicosomática. Pasados los meses de su tratamiento, ya tratado con Haloperidol, empezó a deprimirse, pues sentía que le faltaba esa parte de él que saltaba sin razón, que se movía involuntariamente y que hacía reír a la gente con sus muecas. Fue entonces que decidió, para sentirse mejor consigo mismo, tener dos personalidades, una con la cual poder ser un ciudadano calmado de lunes a viernes tomando Haloperidol y otra totalmente impredecible los fines de semana, otra donde pudiera volver a ser “El Ticqueur”, logrando así el perfecto equilibrio y conjunción de su síndrome. No era exactamente la persona más sana, pero sí la más feliz con su padecimiento.

Ray fue un paciente destacado debido a que además de ser un caso inusual dentro una enfermedad común, nos enseñó que sin duda alguna se puede sobrellevar de mejor manera cualquier situación por muy traumática que esta pueda llegar a ser, coexistir armónicamente con un agente destructivo, siendo todo a final de cuentas, cuestión de percepción.


Escrito por: 

https://www.facebook.com/gabriel.navas.735507https://www.instagram.com/gabriel.nvsab/
César Eduardo González Becerra. Estudiante de psicología en la facultad de CUCS de UDGA
La percepción desde el síndrome de Tourette La percepción desde el síndrome de Tourette Reviewed by PsicoCultura on 13:45 Rating: 5

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.