in

Complejo de superioridad

Complejo de superioridad

Descrito por Alfred Adler como “el afán de poder”, el complejo de superioridad es una actitud psicológica inconsciente usada como método de defensa para protegernos de los verdaderos sentimientos de inferioridad sin superar que guardamos dentro nuestro. A pesar de que el sentimiento de inferioridad llega a ser doloroso, hay quien logra una compensación positiva de éste y existe quien lo sobrecompensa, al punto de enaltecer su ego de manera irracional e inconmesurada, presumiendo todas sus cualidades y sobreponiendo sus intereses sobre los de los demás.
La causa del comportamiento de alguien con complejo de superioridad resulta de una falsa seguridad y alta necesidad de atención, todo esto a razón de querer compensar su falta de autoestima, la cual exageran para así sentirse mejor con ellos mismos, desequilibrando su Yo real de su Yo ideal. Resaltan sus ganas de incluirse en un grupo social sin importarles la exclusión de otros, subrayando su urgencia de sentirse superior a alguien, haciéndolo sentir miserable.

Teniendo en cuenta que el rechazo de sí mismo tanto por factores externos como internos se convierte en la raíz del complejo de inferioridad y el de superioridad, y así como puede surgir de un constante rechazo, también nace de una tenaz vida de lujos y atención, pues están acostumbrados a tener siempre lo mejor y a que cuando ordenan algo, su voluntad debe ser complacida, restando importancia a quien se lo da y castigando a quien no.

Unas de las características de estas personas son:

Complejo de superioridad

•Suelen ser muy prepotentes y demandantes.
•Desagradecidos y orgullosos.
•Cualquier cosa que opaque su dignidad desemboca una respuesta con poco razonamiento, destacando su impulsividad.
•Dedican su tiempo a hacerle saber a la gente lo buenos que son en alguna tarea o financieramente.
•Les cuesta aceptar sus errores.
•Es difícil hacerlos cambiar de opinión porque su visión y trabajo son perfectos.
•Buscan constantemente la admiración de quien le escucha.
•Suelen tratar a las personas de forma pedante y con arrogancia.

Realmente es difícil que alguien con este complejo tome la iniciativa de buscar ayuda pero así como hay maneras de identificar a alguien con complejo de superioridad, también las hay para deshacernos de este:

•Acudir al psicólogo más cercano o de confianza: Si bien al principio será difícil dejar de lado el orgullo y aceptar acercarnos a quien nos puede ayudar, seguro es la mejor herramienta que tenemos al alcance a la hora de buscar apoyo profesional y mejorar nuestras relaciones interpersonales.

•Reconocimiento del valor personal: Aunque esto se trabaje en psicoterapia, es importante llevarlo a cabo por nosotros mismos y aprender a elevar nuestra autoestima sin necesidad de darnos tanta importancia, reconociendo que esas actitudes solo nos han traído problemas.

Es bien sabido que en la humildad está el equilibrio de la seguridad, pues quien no siente la inferioridad no le será necesario expresar superioridad, buscando siempre esa armonía entre sentimientos y aprendiendo a controlar nuestras emociones le podremos dar un mejor uso a nuestros impulsos.

Escrito por:
https://www.facebook.com/gabriel.navas.735507https://www.instagram.com/gabriel.nvsab/
César Eduardo González Becerra. Estudiante de psicología en la facultad de CUCS de UDGA

Te gusta?

0 points
Upvote Downvote

Escrito por Psicocultura

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comments

0 comments

Neuropsicología de los zurdos

¿Qué es la parálisis del sueño?