in

¿Qué es la depresión posparto?

¿Qué es la depresión posparto?

¿Qué es la depresión posparto?

Puede ocurrir que la madre pase por una fase negativa posterior al embarazo que, si se sabe tratar, pasa sin mayores consecuencias pero que requiere que se involucre la pareja y de ser posible, la familia y cercanos para ayudar con la depresión posparto.

Cuando la mujer embarazada da a luz cumple con lo que muchos llaman el acto más milagroso de la vida: traer al mundo a otro ser vivo. Sin embargo, aunque se supone que el momento es de alegría y celebración para algunas mujeres puede ser un momento duro en el cual necesitan ayuda y comprensión.

¿Qué es la depresión posparto?

La depresión post-parto se presenta en algunas mujeres, aunque sus características son psicológicas mayormente, pueden afectar el estado físico y desenvolvimiento de la mujer.

Esta depresión se presenta luego de dar a luz a su bebé o puede desarrollarse unos días después, la semana siguiente, algunos meses y hasta un año después de dar a luz.

Está relacionada con circunstancias sociales, tanto personales, íntimos como a nivel general y la manera de procesar estos cambios y circunstancias tanto de parte de la mujer como de su entorno, es clave para superar el problema.

Al ser una depresión, debemos recordar que es una enfermedad “real” en todo el sentido de la palabra, por ello no es aceptable que se trate a la mujer como si estuviese exagerando o quisiera llamar la atención, principales errores que empeoran el problema en todo tipo de depresión, y que podría ser grave para una mujer que viene de pasar por un parto, bien sea normal o por cesárea.

¿Por qué se presenta la depresión posparto?

Aunque es extremadamente difícil medir las causas exactas de este problema para cada caso, se sabe que el factor social y personal está claramente vinculado al mismo.

Es por esta razón que la depresión posparto se presenta con mayor regularidad en madres primerizas: el impacto para su vida de convertirse en madres es aún mayor, y procesarlo es un asunto complejo para las más jóvenes, por lo cual podemos ver señales de depresión posparto de la mano de muchos momentos tiernos y alegres junto a su nuevo bebé.

La depresión posparto no puede ubicarse específicamente en un momento ni tiene porque ser constante, viene y va según la madre se ubique en su nuevo rol, por incidentes que ocurran tanto con su pareja como en su vida social, e incluso solo por pensamientos respecto a su nueva situación de madre, por eso es tan compleja la depresión posparto, si sumamos a esto la recuperación física y psicológica que normalmente debe tener una mujer que acaba de dar a luz, podemos decir que cualquier mujer está dando más de una batalla al traer a un bebé al mundo, que su fortaleza no se define solo por el momento del parto.

Cambios y elementos que pueden contribuir a la depresión postparto

Entre las causas sociales directas de la depresión posparto tenemos (algunas mujeres tendrán más presente algunas que otras):

Cambios en su rutina o vida social:

Algunas chicas lo entienden en el embarazo, pero esta etapa tiene tiempo tope: 9 meses. Sin embargo, una vez que la mujer entiende que el rol de madre no tiene ese límite en el tiempo y que las salidas con sus amigas o costumbres sociales quizás se vean limitadas por su nueva responsabilidad, esto puede generar un shock psicológico silencioso, pero presente en su psique.

Cambios físicos:

Es común que cualquier mujer presente cambios físicos notables una vez da a luz, estos cambios se quiera o no le afectan en alguna medida y muchas veces es el disparador de la depresión posparto. Según sea la personalidad de la mujer, le afectará más o menos el hecho de ver su cuerpo cambiar (las secuelas físicas del parto se mantienen durante meses posterior al mismo), Cuando vemos una mujer que semanas o meses después del parto ha dejado de arreglarse, pintarse, incluso peinarse, cuando antes normalmente era cuidadosa en ello, probablemente estemos ante un caso de depresión posparto.

El puerperio no es una etapa agradable y puede ser traumatizante.

Cambios en la intimidad y relación de pareja:

Realmente estos cambios pueden no ser tales, pero si la mujer se imagina que su pareja ya no siente interés por ella al cambiar físicamente luego del parto, esto puede conducir a la depresión. Es por esto que la pareja debe estar involucrada en el problema, los cambios físicos más la falta de intimidad son una combinación muy peligrosa para la mujer.

Sentirse poco preparada:

Es algo común en madres primerizas, dado que se sienten muy presionadas a hacerlo todo perfecto, a veces sentirse incapaz de coger al bebé o de alimentarlo bien se convierten en motivos de rechazo.

Cualquier error que cometan suma a la inseguridad que ya ronda en su cabeza sobre su capacidad como madres.

Muchas veces el sentirse poco preparada se une al miedo de perjudicar al bebé.

Violencia obstrética

No siempre los partos son atendidos de la mejor forma, a veces prima la disponibilidad de los doctores sobre el bienestar de la parturienta, abuso de episotomías, cesáreas, golpes, correas, incluso comentarios poco acertados en esos momentos de indefensión pueden generar una sensación de rechazo ante en neonato.

Señales de depresión post parto:

 

La depresión posparto no tiene edad

Aunque es más la depresión post parto en madres jóvenes y primerizas, existe otro porcentaje importante de casos que se presenta en madres en edades avanzadas (cerca de la menopausia), son muchos factores que podrían dar lugar a la depresión posparto y hay que atender las señales (aislamiento, momentos de tristeza o silencios largos, abandonar de golpe proyectos de vida al dar a luz…) de inmediato.

Algunos elementos directos pueden incidir para que se presente la depresión posparto en la mujer, tales como problemas al momento de dar a luz, el consumo de sustancias como alcohol o drogas, problemas económicos que obviamente se agudizan al momento de traer a un hijo al mundo y ocasionalmente, algunas mujeres ya traen problemas de depresión, incluso previos al embarazo, que renacen con mayor fuerza por los elementos mencionados con anterioridad.

La depresión posparto es un asunto muy delicado y hay que atender a dos puntos de sumo interés:

En primer lugar, es un problema real, no se trata de querer llamar la atención. Si ya es un problema tratar como dramáticos a las personas que sufren depresión de manera normal, hacerlo con una mujer con depresión posparto es grave.

En segundo lugar, esta condición afecta al niño, aunque pocas madres llegan a hacerlo, algunas piensan incluso en dañar al bebé por la frustración o molestia que les llega a causar la depresión, así mismo el interés en su niño se va reduciendo lo que se traduce en malos cuidados para el bebé.

La depresión posparto NO es un problema de la madre, es de la pareja, de la familia, de todos los cercanos, si de verdad aprecian a la mujer y entienden, valoran, la complejidad de su situación, le prestarán apoyo moral, directo y no olvidar la asistencia profesional en caso de ser necesario.

Es importante actuar de inmediato al notar los síntomas ya que una madre sana es directamente una crianza más sana para el bebé = bebés más sanos y mejor cuidados.

Te gusta?

1 point
Upvote Downvote

Escrito por Psicocultura

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading…

0

Comments

0 comments

mobbing laboral

¿En qué consiste el Mobbing Laboral?